Colombia : Aborto terapéutico le fue practicado a una niña que era abusada sexualmente por su padrastro

Un parto inducido practicaron médicos del Hospital San Rafael de Tunja a la pequeña que era ultrajada desde hace cinco años.

Su padrastro, Pedro Miguel Blanco Núñez, un mecánico de Tunja de 56 años de edad, reconoció ante los estrados judiciales su culpabilidad ante un juez de garantías.

La menor, que en la actualidad tiene 13 años y cursa séptimo grado, decidió contarle a su mamá y a sus dos hermanos mayores lo que estaba sucediendo, después de enterarse de que tenía 20 semanas de embarazo.

Ante la noticia, su madre decidió denunciar a Blanco, oriundo de Barbosa (Santander), con quien convivía desde hacía 13 años.

Por esta situación el Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía de Tunja capturó a Blanco, el 25 de enero del año en curso, sobre las 5:30 de la tarde, en el montallantas donde este laboraba, ubicado en el barrio Altamira de la ciudad.

Acceso carnal abusivo a menor de 14 años en concurso homogéneo y sucesivo fue el delito que le imputó el juez de garantías a Blanco en la audiencia de legalización de captura que se celebró un día después de haber sido detenido.

El Código Penal Colombiano dice que la condena mínima para este tipo de delito es de 4 a 8 años, pero debido a los agravantes del caso la pena podría llegar a ser hasta de 16 años, sin la posibilidad de obtener ningún tipo de beneficios jurídicos, de acuerdo a lo estipulado en el nuevo Código de Infancia y Adolescencia.

Según la Fiscalía, Blanco Núñez obligaba a la menor a observar películas pornográficas. También le ofrecía plata y la amenazaba con involucrar a su mamá como cómplice si llegaba a denunciarlo. Asimismo la intimidaba diciéndole que si lo acusaba el Bienestar Familiar la iba a apartar de su familia.

La madre de la niña dijo a las autoridades que nunca tuvo algún indicio de que algo así estuviera pasando. La última vez que Blanco la violentó fue el 31 de diciembre del año 2007.

Junta médica para parto inducido

Es la primera vez que en el Hospital San Rafael de Tunja que se practica un parto inducido. Por este motivo la institución realizó una junta médica para determinar si se practicaba o no el procedimiento, ante la insistencia de la familia y la propia víctima para que se llevara a cabo el proceso.

Después de la objeción de conciencia de varios médicos, finalmente fue efectuado el procedimiento quirúrgico por tres profesionales de la salud.

Fabricio Gracia, médico ginecopstetra, afirmó que durante la interrupción voluntaria del embarazo de la menor no se presentó ninguna complicación médica. "Esperamos que a nivel físico no le quede ningún tipo de secuela", dijo.

Johana Rodríguez, psicóloga, aseguró que el daño psicológico era muy grave, por eso considera necesario que la niña y la mamá se sometan a un tratamiento psicológico urgente y muy estricto

Fuente : Diario El Tiempo / 28 enero 2008

awesome comments!
Visto 310 veces