La disponibilidad asegurada de Insumos Anticonceptivos para las Mujeres VIH-positivas (DAIA)

La epidemia de VIH/SIDA golpea fuerte a las mujeres. La condición VIH-positiva de una mujer exacerba la existente desigualdad económica, social y jurídica (ICW, 2004ª).

La mujer no sólo carece de los recursos y la influencia para protegerse a ella misma de forma adecuada con respecto a la infección del VIH, sino que también, por lo general, asume la responsabilidad de cuidar a familiares y miembros de la comunidad enfermos.

El embarazo afecta significativamente a los cuerpos de las mujeres VIH-positivas y, en caso de que no se proporcione la atención y el asesoramiento adecuados, a veces, el VIH/SIDA puede avanzar. Al mismo tiempo, ante la falta de intervención, una mujer embarazada VIH-positiva tiene una probabilidad de 30 a 40 por cierto de transmitirle el virus al bebé durante el parto o durante la lactancia (Mitchell y col., 2004). Un plan DAIA que garantice el acceso a la información sobre planificación familiar y VIH para todas las mujeres y sus parejas, tanto antes de que la mujer quede embarazada o durante la atención médica prenatal, puede contribuir a que una pareja tome decisiones con mayor información sobre el embarazo ( pudiendo acceder a la profilaxis antiretroviral para la madre y el bebé) y el cuidado de los niños en caso de que fallezca uno o ambos padres.

El hecho de que las mujeres VIH-positivas accedan a la planificación familiar también ofrece una serie de beneficios adicionales sobre el cuidado de la salud que van más allá de la prevención de la transmisión del virus al nonato. La aplicación adecuada y constante de la planificación familiar no sólo reduce la cantidad de niños que podrían infectarse con VIH a través de la transmisión de madre a hijo, sino que también facilita el espaciamiento de los nacimientos, evita el estrés que produce el embarazo en aquellas mujeres cuyos sistemas inmunológicos ya están comprometidos y disminuye la cantidad de posibles huérfanos relacionados con muertes por el SIDA. Los beneficios favorecen la salud de las mujeres VIH-positivas que optan por evitar el embarazo, así como aquellas que planifican el nacimiento de sus hijos.

Las mujeres VIH-positivas poseen necesidades especiales y las opciones de planificación familiar están limitadas por barreras sociales y económicas. La preferencia personal, religión, estado civil, disponibilidad y costo de la atención médica y de los insumos y su seroestatus son sólo algunos de los factores que pueden influir en la elección del método anticonceptivo de la mujer.

Por otro lado, los prejuicios y las convicciones del prestador pueden afectar también a la atención médica que reciba la paciente. Un aspecto fundamental es la promulgación de políticas y programas que reduzcan el estigma y la discriminación de las mujeres VIH-positivas, permitiendo su acceso ilimitado a los servicios y atención médica a los que tienen derecho. Las intervenciones destinadas a modificar la conducta y las actitudes discriminatorias de los individuos y grupos son igualmente fundamentales.

Un plan integral debe, por tanto, establecer la base para las políticas e iniciativas destinadas en forma efectiva a las mujeres VIH-positivas y que satisfacen sus necesidades. Implementadas a modo de paquete, las intervenciones pueden apuntalar las iniciativas de la DAIA mientras también proporcionan el apoyo adicional que las mujeres VIH-positivas necesitan en cada una de las etapas de la OMS sobre la prevención de transmisión perinatal del VIH. Las intervenciones se dividen en tres amplios criterios: inclusión de la abogacía política y de los actores claves; capacitación y reglamentación de los profesionales de la salud y la coordinación de programas de VIH/SIDA y Planificación Familiar.

Dentro del primer criterio es fundamental incluir a las mujeres VIH-positivas en las iniciativas y planificación de la DAIA; incluir a los hombres en la planificación familiar como medio para incrementar el acceso y elección para las mujeres; movilizar a la sociedad civil para la defensa de mujeres VIH-positivas y trabajar en conjunto con los líderes comunitarios.

En el segundo destaca, el formular políticas para ampliar las responsabilidades de los enfermeros y de los trabajadores comunitarios de salud; reducir el estigma y la discriminación a través de la capacitación para los profesionales de salud e incluir la planificación familiar y VIH/SIDA tanto en el programa de estudios informal como en el formal de los trabajadores de salud.

Y en el tercer criterio es imprescindible incluir la planificación familiar en la prueba y consejería voluntarias y en otros servicios médicos del VIH/SIDA.

La capacidad de elegir, obtener y utilizar métodos anticonceptivos apropiados y efectivos es fundamental para todas las mujeres, también para aquellas que tienen el peso de su condición VIH-positivas. Estas mujeres se enfrentan a crecientes barreras para acceder a la planificación familiar, así como a las serias consecuencias que se producen cuando se les niega dicho acceso. El hecho de tratar las necesidades de este grupo marginal no sólo afecta directamente a las mujeres VIH-positivas, sino también a sus hijos, familiares y comunidades. La garantía de la disponibilidad de insumos anticonceptivos a las mujeres VIH-positivas requiere una coordinación en varios niveles, desde el desarrollo e implementación de políticas hasta la capacitación de los prestadores y la educación de la comunidad. Por último, a medida que los países en vías de desarrollo comienzan a formular sus propios planes de DAIA en un entorno en el que crece la demanda de anticonceptivos y disminuyen las donaciones de productos de planificación familiar, las estrategias deben exigir la distribución de recursos de manera que se satisfagan las necesidades de los grupos vulnerables, incluyendo a los pobres, jóvenes y mujeres VIH-positivas.

1 DAIA se alcanza cuando las personas tienen acceso garantizado al suministro ininterrumpido y a la combinación adecuada de insumos anticonceptivos, así como acceso irrestricto a la información y a los servicios relacionados con dichos insumos.

Fuente: http://www.generoysaludreproductiva.gob.mx

awesome comments!
Visto 615 veces Modificado por última vez en Martes, 13 Agosto 2013 16:27